Noticia original de Diario SUR publicada el 7/4/2022

La Consejería de Educación ha comunicado a los representantes del sector del libro (editores, distribuidores y libreros) que el próximo curso los estudiantes andaluces continuarán con los manuales que han tenido hasta ahora y que desarrollan los contenidos de la derogada LOMCE (La ley educativa del PP). El sector del libro de texto denuncia que, con esta decisión, Andalucía sería la única comunidad en que no se adaptarán los contenidos a la nueva LOMLOE, aprobada en diciembre de 2020.

La viceconsejera de Educación, Mari Carmen Castillo, aseguró por su parte que no hay tiempo material para desarrollar la parte del currículo que corresponde a Andalucía (el 40%) y que, en todo caso, el libro de texto es un recurso más con el que cuentan los docentes. Además, señaló que los editores ya conocían que para este año no había previsión prespuestaria para la adquisición de libros de texto, como sí sucedió el pasado (90 millones de euros).

Según un comunicado de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE), la Consejería argumenta que no ha dispuesto de tiempo suficiente para hacer la adaptación curricular autonómica y que no tendrá sus decretos elaborados hasta finalizar 2022 o principios de 2023. Esto podría suponer la no aplicación del calendario de implantación de la LOMLOE, que establece que ha de iniciarse en el curso 2022/23 en los cursos 1.º, 3.º y 5.º de Educación Primaria; 1.º y 3.º de la ESO; 1.º de Bachillerato y 1.º de FP Básica.

El sector del libro, aunque es consciente de que se ha producido un retraso en la aprobación de los Reales Decretos por parte del Ministerio de Educación, se muestra «sorprendido» de la justificación dada «cuando la Consejería de Educación ha contado con el mismo tiempo que otras comunidades autónomas que ya están tramitando su normativa regional elaborada a partir de los borradores facilitados por el Ministerio. Andalucía se convierte en la única comunidad que plantea una situación incomprensible», denuncian.

La decisión de la Consejería supone que los alumnos andaluces no podrían iniciar el próximo curso con libros adaptados a la nueva normativa establecida para todo el país. Además, los docentes tendrán que impartir el nuevo currículo sin el apoyo de materiales educativos adaptados, con el consiguiente sobreesfuerzo añadido al que ya suponen los cambios que trae la nueva Ley.

Según los editores, la LOMLOE, supone «un cambio importante en los contenidos curriculares, así como en la capacitación, valoración y competencias». Modificación de tal calado que no solo justifican la edición de nuevos libros de texto adaptados a los nuevos contenidos y metodología, sino que, en este caso, «es especialmente necesario y esencial en atención al importante alcance de la reforma». En concreto, la estructura del currículo aprobado por el Gobierno aborda las materias desde un enfoque competencial, algo que no se producía en el anterior currículo. Además, representa una oportunidad para actualizar el proceso de enseñanza-aprendizaje incorporando nuevas tendencias pedagógicas, mejores prácticas de aprendizajes, la inclusión de contenidos y propuestas digitales que sí van a estar disponibles para el alumnado de otras comunidades autónomas.

De esta manera, lamentan los editores que «se dará la circunstancia de que los libros y materiales disponibles en los centros para las diferentes áreas, materias y cursos puedan no corresponderse con las materias, contenidos y metodologías establecidas en la LOMLOE».

Retraso del Ministerio
La viceconsejera de Educación explicó que el Ministerio se comprometió a tener los currículos para junio de 2020, pero se han aprobado entre marzo (Primaria) y esta misma semana (Bachillerato). «Estamos trabajando en la actualización de los currículos, y en cuanto estén disponibles se los pasaremos a las editoriales», dijo. Un proceso que por término medio puede llevar de seis a nueve meses. Además, los borradores que adelantó el Ministerio no han coincidido con lo que se recoge finalmente en los reales decretos, por lo que el trabajo previo realizado se ve ahora modificado.

Mari Carmen Castillo aclaró que el libro de texto «es un recurso más a disposición del docente» y que la Consejería ha realizado una gran inversión en recursos digitales, como portátiles, mejoras en la plataforma Moodle o los acuerdos con Google y Microsoft para ofrecer sus servicios educativos gratuitos. Y aseguró que los actuales libros «son totalmente válidos», pues ha cambiado la estructura o nomenclatura, pero los contenidos son parecidos.

Este próximo curso se renovarán los libros de primero y segundo de Primaria, además de las reposiciones de los defectuosos. Castillo recordó que para este año se han invertido 90 millones de euros en la renovación completa de los manuales de 2.º y 4.º de la ESO, «sabiendo que iban a tener una vigencia limitada», pero como apoyo al sector editorial en la crisis provocada por la pandemia.

Para Mari Carmen Castillo, «no tiene sentido la precipitación, la LOMLOE introduce cambios metodológicos muy importantes que requieren de una reflexión sosegada por parte de los docentes».

 

 

ÚNETE HOY MISMO

Únete hoy mismo y disfruta de todas las ventajas y servicios que te ofrece la AEA


Avda. Ortega y Gasset, 210 - 1ª Planta
Oficina 36. 29006 - Málaga

(+34) 952 07 00 48

aea@aea.es

Utilizamos cookies propias para mantener activa su sesión y cookies analíticas para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entenderemos que da su consentimiento para la instalación de estas cookies. De lo contrario, antes de seguir adelante, debe cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar